Club carrera canasta - Nuestra Historia

La historia de nuestro club comenzó en el otoño de 2.004, donde dos amigos aficionados a correr carreras populares pensaron porque no celebrar una carrera popular en San Martín de Montalbán.

Puestos al habla con el Alcalde Justo Barrios, nos instó a que nos pusiéramos en contacto con el Concejal de Juventud y Deportes, Javier Gómez. A partir de ahí comenzó nuestra andadura en la organización de nuestra carrera. Desde la ignorancia de no conocer una carrera en su organización, pensamos que entre nosotros tres y poco más podríamos organizarla. Cuál fue nuestra sorpresa que necesitábamos de mucha más ayuda que la que imaginábamos. Gracias a la ayuda de amigos y familiares que por aquel entonces no conocían nada en cuanto a carreras populares pudimos llevar a buen puerto la organización de la primera carrera, el 25 de marzo de 2.005, con una participación de 200 atletas llegados a meta y 230 apuntados. Nuestra primera edición terminó con una organización de dicha prueba más que digna, incluso alabada por corredores en cuanto a su elaboración y teniendo en cuenta que era gratuita añadía mas mérito a dicha carrera.

Para la segunda edición celebrada el 14 de abril de 2006 contamos con cerca de 300 inscritos y más de 250 llegados a meta, muestra de que la carrera se iba consolidando y se había corrido la voz de que en San Martín se celebraba una carrera popular, coincidiendo con el Viernes Santo y así marcar esa fecha en el calendario de los atletas. Desde la organización no nos conformamos con haber realizado el año anterior una buena prueba y quisimos incorporar valores añadidos para los corredores y acompañantes, incorporamos un menú tipo en los restaurantes del pueblo y visitas guiadas a la ermita Visigoda de Santa María de Melque.

La tercera edición fue un poco de transición en cuanto a participación y novedades, en parte por el mal tiempo que acompañó a la prueba.

Para la cuarta y quinta edición, dimos un impulso importante por dar más difusión a nuestra carrera y conseguimos que fuera retrasmitida por televisión, ganando también en participación, llegando a los 400 atletas llegados a meta y más de 450 inscritos.

En la sexta y séptima edición seguimos incrementando en participación e incorporamos actividades como castillos hinchables para los pequeños participantes de la carrera y talleres de jabón artesanal, con el afán de mostrar parte de nuestra cultura.

Octava edición, incorporamos una infraestructura importante para la prueba, el pabellón polideportivo municipal, es de agradecer al Ayuntamiento, por proporcionar más comodidad al atleta y a la organización de la prueba. Una iniciativa solidaria fue ceder un espacio para Intermón Oxfam, para la venta de sus productos de comercio justo. En cuanto a participación se vio un poco resentida por un lado debido a la climatología y por otro a la crisis en la que nos vemos afectados.

A partir de la novena edición creamos nuestra Asociación CARRERA POPULAR PUENTE LA CANASTA, para dar cobertura a los problemas financieros de las administraciones. A partir de aquí asumimos con todos los costes de la carrera y hacemos que esta se autofinancie en la medida de lo posible. Del Ayuntamiento recibimos una pequeña ayuda económica e infraestructura (pabellón, los vestuarios, el escenario) y nos siguen ayudando, como el primer día, el Alcalde y sus concejales. Para esta prueba pudimos contar con la valiosa colaboración de un equipo de fisioterapeutas para los corredores que lo necesitaran, al estilo de las grandes carreras nacionales.

En la última prueba coincidiendo con la X aniversario hemos introducido el sistema de cronometraje mediante “chip” y en materia de ocio enfocado al público en general se instaló un mercadillo artesanal con más de diez expositores o puestos.

Esta es la historia de cómo empezó una pequeña prueba en un pueblo pequeño en dimensión pero muy grande en valores y trabajo que con la ayuda de todos estamos consiguiendo una gran prueba, consolidada a nivel regional y con participantes que aprovechando que nuestra carrera se celebra siempre el día de Viernes Santo, se trasladan del resto de España e incluso de algún país extranjero.

La historia continua.